¿En qué basarnos a la hora de comprar una mampara de baño?

Más allá de su función básica, que no es ni más ni menos que aportar seguridad a las personas, una mampara de baño está catalogada como un rasgo de decoración dentro de un baño. Está formada principalmente por vidrio y aluminio y son los elementos que más atención llama al consumidor. Más allá de su componente estético, la mampara tiene que cumplir con sus correspondientes funciones técnicas, que a menudo pasan desapercibidas a la hora de adquirir la mampara, pero que son imprescindibles para su buen funcionamiento y duración.

Una famosa empresa catalana, pionera en fabricación de mamparas, nos ha facilitado una lista de los elementos a tener en cuenta a la hora de comprar una mampara de baño:

Normativas: la EN 14428:2016 es la norma reguladora que especifica los requisitos relativos a las mamparas de uso doméstico. Esta legislación establece que el producto, cuando está instalado de acuerdo a las instrucciones del fabricante, ofrece unas prestaciones satisfactorias cuando se emplea para su uso previsto.

Estanquidad: es una de las funciones principales de una mampara de baño. Por ello, debe adaptarse a las medidas correctas del plato de ducha o de la bañera para evitar que se filtre agua por las juntas, provocando daños en el producto y sin garantizar la seguridad.

Durabilidad: antes de su compra, el consumidor debe tener en cuenta los ciclos de apertura y cierre del producto ya que, con un buen mantenimiento y uso correcto, se puede alargar la vida útil hasta los 35.000 ciclos (unos 24 años de uso diario en una familia de 4 personas).

Materiales: su calidad se convierte en el elemento clave para conseguir la máxima durabilidad. Como hemos dicho antes, el vidrio y el aluminio son los materiales con más protagonismo en la mampara, además de la silicona y los embellecedores. Para asegurar un uso óptimo, se recomienda que el vidrio pueda soportar un calentamiento de 720ºC y un enfriamiento brusco en sus dos caras. El aluminio, que se usa especialmente en la perfilería, debe ser anodizado, para garantizar una mayor resistencia y durabilidad.

Limpieza: aunque caiga agua y jabón en la mampara en cada uso, la limpieza y cuidado diario es muy importante. Por eso, existen productos específicos con tratamientos antical para proteger el vidrio ante salpicaduras desarrollado por esta empresa catalana. A la hora de la limpieza se deben evitar productos corrosivos que dañen y envejezcan prematuramente la mampara.

TENDENCIAS EN BAÑOS 2018.

Todos y cada uno de los componentes de un baño (bañeras,alicatado, papel de pared, suelo, duchas, etc) hacen posible que mezclándolos entre ellos se desarrolle nuestra imaginación a nivel decorativo, al tratarse de un espacio en el que intervienen muchos elementos y nos permite innovar hasta límites insospechados.

Lo primer que tenemos que tener claro es que las tendencias y las modas en esta faceta son muy cambiantes en periodos de tiempo relativamente pequeños, por lo que no conviene arriesgar demasiado con un estilo concreto, ya que, probablemente, en un tiempo corto los fabricantes sacarán nuevas propuestas. Por tanto, como recomendación, la idea es apostar por diseños atemporales.

A continuación te mostramos unas cuantas ideas para la decoración de tu baño en función de tus gustos y preferencias.

  • Regreso al pasado.

Bañeras de corte vintage, azulejos de colores pastel, muebles, grifería y accesorios con aires de los años 50. Si eres amante del estilo pin-up apostar por una mezcla entre lo moderno y lo retro hará que tu baño sea un espacio único y muy especial. Aunque pueda parecer lo contrario, este estilo nunca pasará de moda, debido a que año tras año la tendencia se sigue manteniendo.

  • Maderas naturales (o no).

Lejos de los aglomerados y laminados, si queremos un baño con un acabado natural podemos optar por la madera, o incluso por revestimientos más económicos que imiten a este material. El encanto de la madera en el suelo, muebles y acabados dará a tu baño un toque más relajante y acogedor.

  • Adiós a las duchas individuales.

Nada de duchas apretadas, si el espacio te lo permite apuesta por platos amplios (mínimo para dos personas),ya que ganarás en comodidad. Muchas de estas duchas se han realizado donde antes había una bañera, por lo que si estás pensando en cambiar tu bañera por una ducha ha llegado tu momento. Recuerda que las mamparas transparentes, para ese efecto «ducha a la vista» o «ducha italiana» es la mejor opción para ganar en amplitud y diseño, y si es posible, a ras del suelo, sin peldaño, mucho mejor.

  • Efecto Mármol.

Otro material clásico pero que este año está muy de moda es, sin duda, el mármol. Encimeras, paredes y suelos es un buen lugar donde utilizarlo, ¿el resultado? Un acabado elegante, bonito,con mucha durabilidad y fácil de mantener y limpiar.

  • Grifos negros y luces LED.

A pesar de ser muy intenso, el color negro es uno de los más interesantes a la hora de decorar los baños. No es recomendable su uso en grandes cantidades, pero si lo utilizamos en pequeños detalles y con una iluminación adecuada, este tono tiene el poder de dar mucha elegancia y estilo al espacio. En 2018 la grifería en negro mate es tendencia, y si lo combinas con luces led alrededor del espejo, sobre la ducha o en las encimeras, el resultado será de 10.

  • Olvídate del suelo

¿Quieres un baño funcional y fácil de limpiar? Los elementos suspendidos serán tu gran aliado, desde el WC hasta el lavabo, pasando por el espejo o las estanterías, ¡ánclalo todo a la pared y procura que nada toque el suelo!